Pirámides, soles y cerros

Pueblos Antiguos. Antropología, arqueología, historia, mitología y tradiciones del mundo.
La gran pirámide de Guiza en Egipto.
(Foto: Chico Sánchez)
Las construcciones de forma piramidal son las edificaciones más conocidas del mundo y sus construcciones están llenas de misterio. Las más conocidas son las de Egipto. Se piensa que eran templos que albergaban los restos de los faraones. En las paredes de estas pirámides se han encontrado pinturas jeroglíficas que son conocidas como los Textos de las Pirámides.

En estas inscripciones predominan jeroglíficos con instrucciones para la celebración de los ritos funerarios del faraón y el viaje que este realizaba después de la muerte, su ascención y su resurección. Uno de estos textos dice: Oh Atum, pon tu protección sobre este Rey, sobre esta pirámide suya, y sobre esta construcción del Rey, evita cualquier cosa que suceda con maldad contra ella para siempre, como pusiste tu protección sobre Shu y Tefnut.  La diosa Isis era venerada como la Señora de las Pirámides.

Los egipcios creían que las pirámides, como los hombres, tenían su ba. El ba es uno de los aspectos del alma que abandona el cuerpo tras la muerte. Este ba era representado como un ave simbolizando el vuelo del alma tras la muerte. Los egipcios pensaban que el ba de las divinidades se podía manifestar también a través de sus encarnaciones materiales, ya fuera en forma de animales o en forma de estatuas de culto.

Pueblos Antiguos. Antropología, arqueología, historia, mitología y tradiciones del mundo.
Maqueta de la pirámide de Kukulkan en Chichen Itzá,Yucatán
Museo N. de Antropología de México. (Foto: Chico Sánchez)
Muchos templos solares, obeliscos, esfinges y pirámides fueron construidos al dios Ra, la divinidad solar. La pirámide simbolizaba a los rayos de sol al llegar a la tierra.

La idea anterior la podemos observar en la pirámide de Kukulkán en la ciudad maya de Chichen Itzá. Una maqueta nos muestra como arriba hay una habitación, que supondríamos que representa al sol, y las escaleras podrían mostrar sus rayos extendiendose hacia los cuatro puntos cardinales.

En Mesoamérica, los edificios en forma piramidal se construían imitando a los cerros y las terrazas de cultivo. Para estos pueblos las montañas eran sagradas porque se les identificaba con el agua; en ellas se generan las nubes y nacen los manantiales. Se pueden encontrar estas construcciones en muchos pueblos de Mesoamérica. Un ejemplo obvio sería la pirámide de Cholula cuyo nombre en náhuatl es Tlachihualtepec, que significa cerro hecho a mano.

En este caso el templo pequeño que hay arriba de la pirámide podría ser una representación simbólica del momento en que el sol aparece tras una montaña. Como vemos en el ideograma de Teotihuacán, que compartimos.

Pueblos Antiguos. Antropología, arqueología, historia, mitología y tradiciones del mundo.
Ideograma representando a Teotihuacan en la
la Colonia Condesa de la Ciudad de México.
(Foto: Chico Sánchez)
Una traducción que se aproxima a la versión más aceptada sería la que se forma de las raices:

Teotl=Divino/Sagrado
Ti=Conjunción
Hua=Venir acá/Tener algo
Can=Lugar de

Esto nos daría los significados: Lugar a donde viene lo sagrado o Lugar que tiene algo sagrado.

Pero podríamos considerar otro significado para Teotl que vendría de:

Tetl= Piedra/Gente
Olotl= Centro o corazón de la mazorca de maiz


Los pueblos mesoamericanos dicen que el ser humano fue hecho de maiz, que son la gente del maiz; como el centro o corazón del maiz es el olote, este segundo significado podríamos significar que el corazón de cada ser humano es sagrado como el corazón de la mazorca.

Hay un gran misterio sobre el origen de la ciudad de Teotihuacan, ya que no existen fuentes prehispánicas que describan datos sobre su historia y construcción. En la Historia General de las Cosas de la Nueva España de Fray Bernardino de Sahagún encontramos en referencia a Teotihuacan este texto: Idos los sabios, los que en Tamoanchan quedaban viéronse obligados a hacer frente a la ruptura de la tradición cultural, producida por aquel suceso, y cuatro ancianos que habian permanecido -entre ellos Oxomoco y Cipactonal- emprendieron el arreglo del calendario. Estando en Tamoanchan iban de alli a orar en Teotihuacan que, según esto, no estaba muy lejos. Se afirma que alli se enterraba a los señores y se mencionan las pirámides como obra de los gigantes". Este texto confirma el caracter sagrado de la ciudad.


Pueblos Antiguos. Antropología, arqueología, historia, mitología y tradiciones del mundo.
Cerro Verde, en la Mixteca Alta de Oaxaca.
(Foto: Blanca Adriana Camacho)
Otra leyenda sobre gigantes existe en el Cerro Verde, en la Mixteca Alta de Oaxaca. En este lugar se encuentra el Pie del Gigante, una huella de gran tamaño que la leyenda atribuye a uno de los seres de la primera generación, los Hijos de Dios que fueron gigantes y vivieron en el mundo. La segunda generación fueron los mixtecos y la tercera los actuales nativos.

Sería interesante preguntarse si los gigantes de esta leyenda son los mismos que menciona Sahagún como constructores de Teotihuacan.

Pero no sólo la humanidad construye pirámides, en la naturaleza, también encontramos estas figuras piramidales. En las Salinas Romanas de Iptuci, o Salinas de Hortales, unas minas de sal que los fenicios comenzaron a explotar hace 3000 años en el sur de España, encontramos también pirámides de sal. Se trata de unas pequeñas pirámides de apróximadamente un centímetro de base.
A diferencia de las anteriores estas han sido creadas por la naturaleza.

Pueblos Antiguos. Antropología, arqueología, historia, mitología y tradiciones del mundo.
Pirámide de sal de menos de un centímetro 
formada naturalmente. (Foto: Chico Sánchez)
Estas formaciones de sal nos invitan a hacernos algunas preguntas. ¿Vieron los antiguos estas formas piramidales en minas de sal y las imitaron? Si no fue así. ¿Hay una tendencia en la naturaleza, incluyendo la humana, a crear este tipo de construcciones de forma intuitiva?
¿Forman estas pirámides parte de un lenguaje geométrico natural? 

En la imagen siguiente vemos una serie de pirámides de sal ordenadas de forma similar a las sierras o cordilleras. Para muchas civilizaciones antiguas las montañas eran lugares sagrados porque desde estos podían observar la tierra en dirección a los cuatro puntos cardinales. Otras culturas veían en estas montañas el lugar donde aparecía o se ponía el sol, naciendo y muriendo diariamente. 

Pueblos Antiguos. Antropología, arqueología, historia, mitología y tradiciones del mundo.
Pirámides de sal aparecidas de forma natural en las Salinas Romanas de Iptuci.
(Foto: Chico Sánchez)
El Kybalión, es un documento del siglo XIX con enseñanzas sobre filosofía hermética que estudia unos principios atribuidos a Hermes Trimegisto, un sabio egipcio anterior a la época de los faraones. Este escrito en su Principio de Reciprocidad dice: Como es arriba es abajo; como es abajo es arriba... Despues continua: De la misma forma que el conocer los principios de la geometría permite al hombre el medir el diámetro, órbita y movimiento de las estrellas más distantes, mientras permanece sentado en su observatorio, de la misma manera también el conocimiento del principio de reciprocidad permite al hombre razonar con inteligencia de lo conocido a lo desconocido; estudiando a los monos se llega a vislumbrar al árcangel.  

Hemos visto aquí pirámides de sal muy pequeñas, de apenas 1 centímetro, creadas por la naturaleza, y pirámides de más de 140 metros de altura construidas por el hombre, como la de Giza, en Egipto. Si estudiaramos las pirámides de sal desde el punto de vista del hermetismo surgen también preguntas interesantes, por ejemplo: ¿Podríamos encontrar una nueva explicación de por qué los egipcios construyeron sus pirámides observando estas pequeñas pirámides de sal? O viceversa: ¿Comprenderíamos un principio básico que rige la naturaleza estudiando la gran pirámide de Giza?

Estas pirámides de sal las encontramos en las Salinas Romanas de Iptuci o Salinas de Hortales que se encuentran en el pueblo de Prado del Rey, en la Sierra de Cádiz, en Andalucía, al sur de España. Este sitio tiene un gran interés arqueológico e histórico ya que fueron fundadas hace 3000 años por los fenicios y posteriormente formaron parte de la ciudad romana de Iptuci. Hasta el día de hoy se usan las mismas técnicas de extración de sal que hace miles de años, la sal se produce de forma totalmente natural. Puedes ver un audiovisual sobre estas minas a continuación.



Fuentes
Mesoweb. "El enigma de los olmecas" Aut. Wigberto Jimenez Moreno
Gran Mitología Egipcia. Aut. Mariana Enriquez. Ed. Gradfico.
Textos de las Pirámides. Traducción por Francisco López y Rosa Thode. egiptologia.org
Historia General de las Cosas de la Nueva España de Fray Bernardino de Sahagún. 
El Kibalión. Editores Mexicanos Unidos, S.A.
Raul Macuil. Investigador y traductor de documentos nahuas coloniales de Tlaxcala, Puebla e Hidalgo.
Antonio Ramos del Pozo. Investigador de la Asociación Cultural de Estudios Iptucitanos
Salinas Romanas de Iptuci ( Salinas de Hortales )
Diccionario de la Real Academia Española
Diccionario Nahuatl. Wired Humanities Projects
Diccionario Nawatl Moderno. Xochitlahtolli
 
Autores: Blanca Adriana Camacho y Chico Sánchez