Seres alados. Mensajeros del más allá.

Seres alados, ángeles y mensajeros del Xibalbá. Pueblos Antiguos. Mesoamérica.
Anciano maya con alas 
Museo Regional de Campeche, México.
(Foto: Chico Sánchez)
Los personajes con apariencia humana y alas son las imágenes mitológicas y religiosas más conocidas que existen. Aunque los ángeles de las religiones monoteistas de Medio Oriente o los dioses grecoromanos como Cupido han sido ampliamente divulgadas, en cambio los seres alados de la civilización mesoamericana son practicamente desconocidos. Muy pocas personas los han visto o tienen idea de su existencia. Tampoco hay mucha información sobre ellos. Vamos a mostrar algunos de los seres alados que hemos encontrado en la zona maya mexicana.

El ser alado del Museo Regional de Campeche (Fuerte de San Miguel) es una de las esculturas que han sobrevivido hasta hoy. En la imagen observamos a un señor, que parece anciano, sentado con las piernas cruzadas y que pareciera tener cuatro dedos, tres visibles y otro que seguramente deberia estar detras. Este ser lleva un sombrero, orejeras, los ojos decorados con espirales y una mariposa en el pecho que representaba la muerte, la transformación o el renacimiento. Sin duda es una imagen muy misteriosa.
Pueblos Antiguos. Seres Alados. Angeles mensajeros de Xibalbá
Seres alados de Ek Balam. Entrada a Xibalbá, el inframundo maya. Yucatán, México.
(Foto: Chico Sánchez)
Encontramos otros seres con alas en Ek Balam, en la Península de Yucatán, en una portada de estuco que representa las fauces de Itzamná, el Dios de la Creación maya, también conocido como el Monstruo de la Tierra. En la iconografía maya este lugar era la entrada a Xibalbá o el Inframundo.

Pueblos Antiguos. Seres alados, ángeles y mensajeros de Xibalbá.
Ser con alas del Castillo de Kukulkán
Mayapán, Yucatán, México.
(Foto: Chico Sánchez)
¿Quienes podrían ser estos seres? El Popol Vuh, un libro que contiene leyendas del pueblo quiché en Guatemala habla de unos tecolotes (búhos) que eran los mensajeros de Xibalbá. El capítulo en que la princesa Xquic vence a los dioses del inframundo dice: "Y los cuatro tecolotes tomaron una jícara, y un agudo cuchillo de obsidiana para sacarle el corazón, y cogiendola de brazos y piernas se la llevaron volando". En otro capítulo, Historia del Fuego, hablan de otro mensajero que tenía alas de murcielago.

¿Representan estos seres a sacerdotes vestidos como tecolotes? ¿Son éstos los mensajeros del más allá? Un dato interesante podría hacernos pensar que sí, si nos fijamos en el personaje de la izquierda podremos ver que a pesar de su apariencia humana tiene sólo cuatro dedos, como el personaje alado de Campeche. Si esta figura fue esculpida originalmente con cuatro dedos podríamos pensar que este sacerdote o deidad representaba a esos mensajeros ya que los búhos tienen sólo cuatro dedos.

Pueblos antiguos. Seres alados. Angeles y mensajeros de Xibalbá
Ser alado maya
Toniná, Chiapas, México.
(Foto: Chico Sánchez)
En Mayapán, Yucatán, se encuentra otro personaje con alas. Se le ven las costillas como si estuviera descarnado y podría ser la representación de Ah Puch, el dios y rey de Xibalbá. Su equivalente mexica: Mictlantecuhtli es representado de esta forma. De nuevo un ser alado parece estar relacionado con el inframundo.

El personaje con piernas y brazos abiertos, está sobre el agua con dos aves a los lados. Sus alas no son plumas. ¿Son cuchillos de pedernal? ¿Alas de insecto? La parte donde debería estár su cabeza está vacía.

Más al sur, en Perú, se representaban a unos seres alados llamados genios. Sus alas eran un legado a un héroe mítico por su antepasado totémico: un ave acuática.

Búhos. Palacio de Tetitla. Teotihuacan.
(Foto: Chico Sánchez)
En la cultura Moche o Mochica los mensajeros corren a gran velocidad, por esto, para mostrar la idea de movimiento y rápidez a estos mensajeros se les coloca alas. Estas alas no tienen que ver con mensajeros del más allá sino con mensajeros de carne y hueso.

En una pintura mural del palacio de Tetitla, Teotihuacan, hay una habitación que probablemente era destinada a ceremonias relacionadas con el Mictlan, el inframundo Mexica.

La pintura está decorada con imágenes de tecolotes, búhos,  acompañadas por perros. De nuevo buhos son mensajeros, como en el Popol Vuh. De estos murales teotihuacanos destacamos, además de su importancia arqueológica, su calidad artística.

Deidad asiria 
Mitad hombre mitad ave.
Museo del Louvre, París, Francia
En Asiria, cuna de la civilización occidental, existían también estos seres alados: los genios. Algunos de estos genios tenían también atributos de las aves, como es el caso de la imagen que compartimos a la derecha. Un ser con cabeza de ave rapaz que recoge frutos de un árbol y los pone en una bolsa, probablemente se trate del árbol de la vida.

Estos genios mesopotámicos perduraron hasta el imperio romano y sufrieron una profunda transformación. En Roma, el mal genio, se representaba como un anciano de barba larga y cabellos cortos que sostenía un búho en la mano.

Al búho se le consideraba un pájaro de mal agüero y se creía que cuando se posaba o volaba cerca de una casa anunciaba la llegada de la muerte. De nuevo encontramos al búho como mensajero, en este caso de la muerte a la cual siempre se le relaciona con el inframundo.

Otro ser alado que podemos mencionar es Eros (Cupido). La esposa de este dios romano era Psique. Según el diccionario Psique significa alma humana y proviene del verbo griego soplar. Para los griegos el alma era el soplo o aliento que permanecía en el ser humano hasta su muerte.En nahuatl Ihiyotl y en la tradición China Qi o Chi.

Eros, con alas, abraza a su esposa Psique.
Alcazar de los Reyes, Córdoba, España.
(Foto: Chico Sánchez)
Cuando la persona moría la psique o alma se dirigía a la casa de Hades: el inframundo griego. El lugar estaba guardado por un perro de tres cabezas llamado Cerbero. Es interesante mencionar que en Mesoamérica los perros eran animales sagrados y acompañaban al alma del fallecido al mundo de los muertos, al inframundo. Aunque en este caso el búho no aparece encontramos otra coincidencia importante.

En la Anunciación de San Lucas del Nuevo Testamento se lee: "Yo soy Gabriel, el que está delante de Dios, y he sido enviado para hablarte y anunciarte esta buena noticia." Un ser alado aparece de nuevo como mensajero divino.

En las Amenazas contra las Naciones del Antiguo Testamento dice: "En medio de ella descansarán los rebaños, los animales de toda clase; hasta el pelícano y el erizo pasarán la noche en sus capiteles; el búho gritará en la ventana y el cuervo sobre el umbral, porque el maderaje de cedro ha sido arrancado."  El búho aparece aquí como una señal que anuncia muerte y destrucción.

Arcángel Rafael. Cádiz, España.
(Foto: Chico Sánchez)
Para los pueblos antiguos el inframundo era un lugar de transición y formaba parte del ciclo de renovación entre la vida y la muerte. Al morir el alma bajaba a este lugar y esperaba a su posterior reencarnación. Para los pueblos celtas, por ejemplo, cuando moría la persona viajaba por medio de un sueño al reino celeste o supramundo donde renacía. Sus druidas también comparaban a la muerte con el sueño y creían en la reencarnación, por esto el inframundo o reino de los muertos no era visto como un lugar negativo, era simplemente parte de un plan divino.



Fuentes:
- Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)
- Popol Vuh. Versión de Agustín Estrada Monroy. Ed. Editores Mexicanos Unidos
- Chilam Balam de Chumayel. Traducción: Antonio Mediz Bolio. Editorial Dante
- Los misterios de los Celtas. Aut. Stefano Mayorca. Ed. De Vecci
- www.mesoweb.com
- Enciclopedia Libre Universal
- www.rae.es

Colaboradora: Blanca Adriana Camacho 


¿Te gustó el artículo? Ayudanos a crear más contenidos