La pareja primera de Apoala

La primera pareja o pareja primordial. 
Lámina 37 del códice Vindobonensis.
Según los indígenas mixtecos, la primera pareja nació de un árbol situado en Apoala, lugar cuyo nombre nahuatl significa el rio que arranca, en lengua mixteca Yutsa To'on.

En el códice Vindobonensis (imagen de la izquierda), aparece esta pareja primordial emergiendo de un árbol que sería el axis mundí, o centro del universo.

En la parte superior izquierda vemos a la mujer desnuda siguiendo a dos sacerdotes, a los que reconocemos por la pintura negra facial y corporal, mientras, el hombre, pintado de rojo, está saliendo del centro del árbol.

En la parte inferior están los sacerdotes 7 águila y 7 lluvia,  taladrando el árbol para hacer posible el nacimiento de esta primera pareja. Aún más abajo, al pie del árbol, hay una cabeza femenina que podría representar a la madre tierra o al inframundo.

Este árbol rojo es recorrido por una corriente de flechas que fluye desde la derecha y baja hasta la cabeza. Después, tras pasar por el inframundo o la madre tierra, las flechas ascienden por el lado izquierdo convertidas en gotas de agua.

En otro códice mixteco, el Nutall, que mostramos abajo, aparece el mito de la fundación de Apoala. A la izquierda una boca de serpiente representa la gruta de la serpiente; el río Apoala aparece abajo con el topónimo Yutsa To'on, que, como mencionabamos antes, significa rio que arranca.

Sobre ese rio, a la derecha, está la imagen de la pareja fundadora de este lugar. El hombre, 5 viento, tiene una máscara de Tlaloc y su cuerpo está pintado de negro y frente a él está la mujer, 9 lagarto. Podría estar vestido como un sacerdote del dios Tlaloc, que en mixteco es conocido como Dzavui. Los mixtecos viven en el Ñu Dzavui, lugar de lluvia, y por esto son los hijos de la lluvia.

A la izquierda se encuentra una pareja de ancianos, a la izquierda la mujer, 13 Flor y el hombre 1 Flor. ¿Serían estos ancianos la pareja primordial, la misma que se encuentra en el códice Vindobonensis? Se sabe que son ancianos porque llevan un plumón en la boca. Arriba vemos cuatro sacerdotes que llevan sus bolsas ceremoniales y realizan una ofrenda, el más importante de todos lleva también una máscara del dios de la lluvia, Tlaloc. En la parte derecha de este códice se encuentra la cascada cola de serpiente la cual podemos ver en el paisaje actual de Apoala, Oaxaca.

Mito sobre la fundación de Apoala. Códice mixteco Nutall.

Cascada Cola de Serpiente, 
Apoala, Oaxaca.
(Foto: Blanca Adriana Camacho)
Buscando en otras civilizaciones encontramos que en la mitología egipcia, por ejemplo, hay también mitos referentes a los lugares sagrados de estas escenas: el agua, la caverna y el rio. Por ejemplo, en el mito de la Isla de Elefantina se dice: ...desde allí también se había elevado el sol cuando le dió vida a la humanidad. El lugar en la isla donde el río se desbordaba era la doble caverna Qerti que tenía la forma de dos senos femeninos, de allí procedían todas las cosas buenas. Esta doble caverna era, en efecto, el refugio del Nilo, y desde allí el dios del rio vigilaba hasta que la inundación era inminente, se desbordaba como un hombre vigoroso y llenaba todo el pais.

Al igual que en este texto egipcio, en los códices mixtecos el agua es sinónimo de fecundidad y fertilidad, así la cascada con su humedad da vida al árbol de donde nace la pareja primordial.

En otras partes del mundo, el hombre también fue creado a partir de un árbol. Por ejemplo, para los persas el primer hombre nació de un árbol que se diversificó en numerosas ramas que hoy día representamos con nuestro árbol genealógico. Mientras, para la mitología escandinava Odín, que personificaba al sol y era esposo de la tierra, creó al primer hombre de un árbol de fresno.

Gruta de la Serpiente.
Apoala, Oaxaca.
(Foto: Blanca Adriana Camacho)
En Egipto, la diosa Isis representaba a la tierra, elemento donde la energía solar generaba la vida vegetal. Al igual que el semen del hombre fecunda el vientre de la mujer, así el agua fecunda la unión del sol y la tierra dando vida al árbol, y de él nace el hombre.

En la noche de la Madre, la noche del 24 al 25 de diciembre, los celtas dejaban ofrendas en árboles, fuentes y grutas. Esta fiesta fue transformada después por los cristianos en la Navidad.

La Gruta de la Serpiente en Apoala forma parte de este conjunto de símbolos sagrados de la creación. Aquí la cueva representa la matriz de la mujer, la que da calidez y protección al nuevo ser hasta el momento de su nacimiento.

En 1929 Nikola Tesla (1890-1943), creador de la radio y de la corriente alterna, quizá el inventor más importante de la historia reciente de la humanidad, escribió: La investigación moderna ha revelado el hecho de que hay otros mundos, ubicados de forma muy similar al nuestro y que la vida orgánica acaba por desarrollarse dondequiera que haya calor, luz y humedad. El mito de la primera pareja de Apoala coincide totalmente con las conclusiones de Tesla, ya que, en este mito, la vida es desarrollada a partir del árbol (la materia), por medio del calor (la cueva), la humedad (la cascada) y la luz (el sol).

Fuentes: 
-Los misterios de los Celtas. Autor: Stefano Mayorca Ed. De Vecchi
-Mitología Egipcia. Autora: Mariana Enriquez Ed. Gradifco
-Esclarecimiento del Simbolismo de la Prehistoria Universal (i). Autor: Leonardo Pasquel. Ed. Orión
-Mitología Griega y Romana. Autor: Gastón de Nerac. Ed. Sociedad Editora Latino Americana
-Firmado: Nikola Tesla. Escritos y cartas. Edición Miguel Angel Delgado. Ed. Turner Noema

Autora: Blanca Adriana Camacho
Colaborador: Chico Sánchez

¿Te gustó este artículo? Ayudanos a crear más contenidos